Especial Art Madrid’17: Entrevista a Okuda San Miguel

Okuda San Miguel © Marina Fertré

Con motivo de la feria de arte contemporáneo Art Madrid’17, que tendrá lugar del 22 al 26 de febrero en la capital española, Expoartemadrid publicará el especial “Artistas de las galerías madrileñas en Art Madrid”: Una serie de entrevistas centradas en dar un adelanto del trabajo que presentará en la feria un artista de cada galería madrileña participante. Hoy es el turno de Okuda San Miguel (Santander, 1980).

El artista, representado por Ink and Movement, participará en la feria de la mano de la Galería Kreisler, con quien ha colaborado en varias ocasiones. De hecho, es en este último espacio donde inaugura el 21 de febrero la colectiva Theriomorphism IV, que podrá visitarse durante los días paralelos a la feria. Una muestra, comisariada por él, en la que participará junto a los artistas Amandine Urruty, Samuel Salcedo y Waone (una de las dos mitades del dúo ucraniano Interesni Kazki). Y es que la cabeza de Okuda está cargada de ideas que a menudo se originan “durante los viajes en avión porque es donde más cómodo me siento. Lejos de la rutina y cerca de las nubes”.

Expoartemadrid: El color es una constante en tu trabajo, ¿por qué recurres siempre a él?
Okuda San Miguel: En la universidad estuve muchos años pintando en blanco y negro. Por eso, cuando terminé Bellas Artes, lo que el cuerpo me pedía era una explosión de color. Posteriormente, comencé a componer la geometría de los volúmenes usando el contraste de colores cálidos y fríos en vez del claroscuro. Es una técnica que me divierte muchísimo, a pesar de que requiere una mayor complejidad que el uso exclusivo del blanco y negro.

EAM: Otro de los elementos que caracterizan tu lenguaje artístico son las estructuras poliédricas, ¿desde cuando las utilizas y por qué han terminado siendo parte de todas tus representaciones?
OSM: En 2006, comencé a geometrizar las letras que dibujaba en las calles mediante círculos, rombos y triángulos, y poco a poco, fui trasladando también esa geometría a las piezas que producía en el estudio. De esta manera empezaron a fusionarse los trabajos de ambos entornos, que antes realizaba por separado. Desde entonces, compongo todas las ideas con geometrías. Fue un proceso de evolución progresivo y muy natural. No obstante, también mantengo, en diálogo con estas geometrías, otros elementos como las formas orgánicas, generando así una dualidad entre lo artificial y lo natural.

EAM: Aunque a primera vista tus obras parezcan amables, debido al juego de colores, en la mayoría de las ocasiones haces alusión a situaciones conflictivas, ¿cuáles son las preocupaciones que dominan tu obra?
OSM: Algunos temas recurrentes son el existencialismo y la destrucción de la naturaleza. Esto último, por ejemplo, se ve reflejado en los iconos que suelo introducir, como los ladrillos o las figuras de animales. No son una crítica directa, sino metáforas que invitan a la reflexión de una manera, en cierto modo, divertida. Incluso cuando pinto personajes de la realidad, como Barack Obama, lo que pretendo es crear concordancias imposibles. De este modo, al quitarles su mensaje original, les resto importancia y también creo controversia. Por ejemplo, si dibujo una esvástica, puede parecer que estoy a favor del nazismo, cuando en realidad este símbolo ha sido utilizado por el hinduísmo desde mucho tiempo atrás.

EAM: ¿Cómo son las piezas que podremos contemplar en Art Madrid?
OSM: Llevaremos una obra presentada en la exposición New Coliseum, que inauguré en la galería Underdogs de Lisboa el año pasado. Se trata de una instalación ‘viva’ compuesta por prismas triangulares, que se pueden girar, obteniendo de este modo figuras de tres animales: un elefante, una cebra y un león. Además, llevaremos lienzos que hacen referencia al tema de los refugiados, una escultura de un toro realizada en fibra, y uno de los tapices (lana sobre lienzo) más grandes que he hecho junto a mi madre, de 1,5 x 1,0 m, que también expuse en Lisboa.

EAM: ¿Tu madre te ayuda a crear los tapices?
OSM: Sí, empezamos hace un par de años. Un día me olvidé varias lanas en casa, y cuando regresé, mi madre había tejido una torre de cuadrados. Entonces le propuse la idea de probar a tejer mis dibujos. Diseñamos una paleta de cincuenta tonos con los colores de las lanas y los numeramos. A partir de entonces comenzamos a trabajar en equipo. Primero, yo dibujo sobre el lienzo la composición haciendo uso de las geometrías triangulares y, guiándome por una construcción mental en la que intuyo el resultado final, fijo con números el color de cada elemento. Después, ella se encarga de tejerlo todo. Tiene una destreza impresionante, a pesar de que nunca lo había hecho antes. Para ella ha sido como encontrar una pasión escondida que llevaba dentro sin saberlo.

EAM: En la feria vas a participar con la galería Kreisler, ¿cómo entablasteis relación?
OSM: El primer contacto fue a principios del año pasado cuando participé en una colectiva de su galería, titulada IamxUp&Coming. Desde entonces somos casi como familia. De hecho, Alejandra, que es hija del director de la galería Kreisler, lleva actualmente todas mis relaciones con las galerías internacionales. Se ha incorporado a mi equipo de Iam Gallery. Somos un grupo bastante grande formado por las seis personas que gestionan la galería y mis cinco asistentes.

EAM: Hace un par de semanas has inaugurado en Reinosa (Cantabria) tu escultura más grande, ¿qué es lo que más te gusta de este tipo de obras?
OSM: Por fin realizo una pieza para el gobierno de mi tierra. Aunque llevaba ya tiempo haciendo esculturas para galerías siempre habían sido de pequeño/mediano formato. En esta ocasión, lo que más me interesaba era la intervención en el espacio urbano, de hecho, tengo ya programadas varias propuestas de este tipo. Me encanta rescatar personajes de mis pinturas, convertirlos en 3D y realizarlos a gran escala. Además, esta es la primera escultura que construimos en acero, hasta ahora siempre habían sido de fibra.

EAM: ¿Por qué consideras que es importante la presencia del arte en el espacio público?
OSM: Para empezar, porque las calles están bombardeadas de publicidad impuesta, transmitiéndonos constantemente la obligación de comprar. En cambio, el arte está hecho para sentir. Creo que tenemos que incentivar esta práctica para que las futuras generaciones puedan sentir esa energía. Es fundamental transformar los espacios para que transitarlos se convierta en una experiencia positiva. Especialmente los lugares degradados, que son los que más lo necesitan.

EAM: Para finalizar, ¿cuáles son tus futuros proyectos?
OSM: El día 21 de febrero inauguro con la Galería Kreisler la colectiva Theriomorphism IV, que se expondrá de manera paralela a Art Madrid y está comisariada por mi. Es una propuesta que llevo realizando desde hace cuatro años en la que invito a varios artistas para establecer un diálogo entre nuestras piezas. En esta ocasión, participarán Amandine UrrutySamuel Salcedo y Waone (una de las dos mitades del dúo ucraniano Interesni Kazki). El 1 de abril estaré en Los Ángeles para mostrar mis trabajos en la exposición individual que me dedica la galería Corey Helford. Por esa fecha inauguraré, además, un proyecto muy potente en Estados Unidos (que ya está realizado). También tengo previsto pintar varios murales en Miami y Nueva York y, después, realizaré en Asia proyectos de esculturas. Comienzo a viajar en marzo sin conocer la fecha de vuelta.

1_okudasanmiguel_inkmovement_galeriakreisler
Okuda San Miguel, Animal Mutations (2016). 179 x 154 x 51 cm © Cortesía Ink and Movement & Galería Kreisler
2_okudasanmiguel_inkmovement_galeriakreisler
Okuda San Miguel, Lost Refugee II (2016). 60 x 73 cm © Cortesía Ink and Movement & Galería Kreisler
3_okudasanmiguel_inkmovement_galeriakreisler
Okuda San Miguel, Homeless (2016). 140 x 90 cm © Cortesía Ink and Movement & Galería Kreisler
4_okudasanmiguel_inkmovement_galeriakreisler
Okuda San Miguel, Window to the universe I (2016). 20 x 20 cm. © Cortesía Ink and Movement & Galería Kreisler