El Objetivo Barroco, primer libro de Laura Revuelta

© Laura Revuelta

En la semana del Arte Contemporáneo os voy a recomendar una lectura que sirva de complemento al deleite de recorrer la pluralidad de ferias que están teniendo lugar en Madrid. Su título: El Objetivo Barroco, Fotógrafos del Drama; su autora: Laura Revuelta, Redactora Jefe del ABC Cultural; lo mejor, que el libro en sí mismo es una exposición. Un relato que analiza la teoría del neobarroco a través de fotografías de diez artistas internacionales: Erwin Olaf, Jeff Wall, Karen Knorr, Gregory Crewdson, Andrés Serrano, James Casebere, Philip-Lorca di Corcia, José Manuel Ballester, Vanessa Beecroft, Sam Taylor-Wood. 

Las palabras quedan reservadas exclusivamente a las primeras páginas, donde Revuelta hace referencia a la crisis del sistema Occidental surgida tras el atentado de las Torres Gemelas. Un acontecimiento detonante del resurgimiento de una realidad barroca, que se perpetúa hasta hoy en día en los distintos ámbitos de la sociedad formando parte de la actualidad a pesar del paso del tiempo. Por eso no es de extrañar, que el libro esté en boga, a pesar de haber sido ideado hace más de siete años. El resto de detalles, podéis conocerlos de la mano de su autora en la siguiente entrevista. 

Expoartemadrid: ¿Cómo ha sido la experiencia de comisariar una exposición en un libro?
Laura Revuelta: Cuando me contactó la editorial para proponerme la idea de hacer un libro tuve claro que quería tratar el tema del desarrollo neobarroco a través de la fotografía. Desde el principio concebí el libro como un todo que debía aunar imagen y texto. Quizás sea debido a mi profesión como periodista, donde es fundamental que el texto esté siempre argumentado con varias imágenes. Por eso, y a fin de que el libro no fuese de una densidad plomiza, se ilustra con una amplia selección de fotografías que, además, tienen en común la recreación de ambientes muy pictóricos. Fue ya en mitad del proceso de trabajo cuando me di cuenta de que, en realidad, había llevado una exposición a un libro.

EAM: ¿Crees que hoy en día las imágenes se están convirtiendo cada vez más en un importante medio narrativo?
LR: La imagen no sustituye a la palabra, sino que son complementarias. Por eso creo que toda gran publicación debe aunar un buen texto, una buenas imágenes y una buena presentación. Además, este libro puede ser concebido como un objeto de cierto lujo estético. Está constituido por una gran variedad de imágenes muy cuidadas, que han sido realizadas por diez artistas de prestigio.

EAM: ¿Cómo te empezaste a interesar por la teoría del neobarroco?
LR: Siempre me ha fascinado el barroco y todo lo que encierra. Concretamente, empecé a valorar esta teoría hace doce años, tras contemplar en el Centro de Arte Contemporáneo DA2 de Salamanca la exposición titulada Barrocos y neobarrocos. El infierno de lo bello. Fue una visita que me fascinó enormemente y me ha inspirado para tratar este tema en mi libro. Evidentemente no podía tomar el mismo modelo que la exposición, así que decidí centrarme exclusivamente en la obra de aquellos fotógrafos que tienen una relación muy directa con la pintura. Me interesaba mostrar que actualmente no solo se pinta con pintura, sino también haciendo uso de soportes como la fotografía o el vídeo.

EAM: ¿Crees que la potencia iconográfica del Barroco se transmite mejor en la fotografía y en el vídeo que en la pintura?
LR: No, los artistas contemporáneos no reflejan mejor el Barroco que los clásicos, sino de manera diferente. Lo que ocurre es que cuando surge el Barroco por primera vez a finales del siglo XVII, solamente se esculpía y se pintaba. No disponían de otras posibilidades técnicas. En cambio, actualmente existen otros medios de representación y es lógico que los artistas los utilicen siendo acordes a su tiempo. Simplemente vivimos una época barroca distinta.

EAM: ¿El barroco es fruto de un proceso cíclico o, por el contrario, es inherente a la condición humana?
LR: Creo que atiende a un proceso cíclico. De hecho, la Historia puede ser concebida como un eterno retorno, que alterna periodos de crisis y de luminosidad. En definitiva: los finales y principios de ciclo se repiten. Ahora bien, creo que estamos viviendo un periodo barroco muy prolongado, y parece que en vez de acabarse está cobrando todavía aún más fuerza. Por eso este libro, a pesar de haberse gestado hace siete años, continúa teniendo absoluta vigencia.

EAM: ¿Drama y artificio son los atributos por excelencia del Barroco?
LR: El Barroco, como su propio nombre indica, es muy complejo. Pero definitivamente, el drama y el artificio son parte del escenario de incertidumbre en el que se desarrolla. Puede definirse como un espectáculo en el que se representa el infierno de lo bello. Una belleza inquietante que no es fácil de asimilar y con cierta naturaleza histriónica. Por este motivo, todas las fotografías suponen un choque emocional importante.

EAM: ¿Cómo has llevado a cabo la selección de los diez artistas que ilustran las páginas de este libro?
LR: Me decanté por los artistas que verdaderamente me fascinaban y por los que mejor se ajustaban a la idea que quería contar. Además, era fundamental que cada uno aportase un matiz del Barroco diferente. Por ejemplo Erwin Olaf encarna la farsa; Andrés Serrano, lo religioso; James Casebere, la luz; Ballester, la ruina…

EAM: ¿Conoces a todos los artistas personalmente?¿Cómo se sintieron cuando les propusiste formar parte de este libro?
LR: No, a todos no. He entrevistado a Andrés Serrano, a Karen Knorr, a José Manuel Ballester, a Erwin Olaf y a Jeff Wall. Con el resto he tenido contacto vía e-mail. La verdad es que desde el principio todos se mostraron muy colaboradores. Se sintieron positivamente sorprendidos al saber que estaban incluidos como parte de este nuevo escenario barroco y me ofrecieron generosamente sus imágenes.

EAM: ¿Qué es lo que te ha parecido más apasionante a la hora de publicar tu primer libro?
LR: Aparte de poder desarrollar una idea que tenía en mente y satisfacer una inquietud intelectual, lo que más me ha gustado ha sido ver como el libro renace cada año. Es verdaderamente gratificante saber que se reinventa y tiene cada vez una recepción más plural, a pesar de estar pensado inicialmente para un público mucho más específico. Otro de los objetivos era que el ensayo entrara por los ojos y que no fuera demasiado críptico. Siempre he defendido que la calidad no tiene que estar ligada ni con lo obtuso ni con lo pedante. Las teorías se pueden explicar sin necesidad de hacerlas complejas, aunque lo sean. Ahí es donde el autor demuestra su habilidad.

EAM: Para finalizar, ¿reunir a tantos artistas neobarrocos en un libro no te convierte a ti en una ‘superbarroca’?
LR: Me encanta el barroco pero lo cierto es que soy muy minimalista. Quizás por eso me atraen tanto los ambientes complejos y tortuosos. Además, el barroco permite multitud de lecturas y guiños, por eso su entendimiento constituye un ejercicio intelectual de lo más motivador.

Tomen nota porque próximamente podremos ver como este proyecto de comisariado sale del libro para convertirse en una exposición al uso.

portadalibro_laurarevuelta_objetivobarrocofotografosdeldrama_expoartemadrid
Portada libro, El Objetivo Barroco: Fotógrafos del Drama [48,00 €] © Cortesía Documenta Arts
8_objetivobarrocofotografosdeldrama_expoartemadrid
Erwin Olaf, Marie-Antoniette (2000) © Cortesía Laura Revuelta
7_objetivobarrocofotografosdeldrama_expoartemadrid
Jeff Wall, Picture for Women (1979) © Cortesía Laura Revuelta
6_objetivobarrocofotografosdeldrama_expoartemadrid
Karen Knorr, High Art Life After the Deluge (2000) © Cortesía Laura Revuelta
5_objetivobarrocofotografosdeldrama_expoartemadrid
Gregory Crewdson, Untitled (2004) © Cortesía Laura Revuelta
4_objetivobarrocofotografosdeldrama_expoartemadrid
Andrés Serrano, Soeur Jeanne Myriam (1991) © Cortesía Laura Revuelta
9_objetivobarrocofotografosdeldrama_expoartemadrid
James Casebere, Red Room #1 (2003) © Cortesía Laura Revuelta
3_objetivobarrocofotografosdeldrama_expoartemadrid
Philip-Lorca di Corcia, Hartford (1980) © Cortesía Laura Revuelta
1_objetivobarrocofotografosdeldrama_expoartemadrid
José Manuel Ballester, Paisaje Rijksmuseum (2010) © Cortesía Laura Revuelta
2_objetivobarrocofotografosdeldrama_expoartemadrid
Vanessa Beecroft, vb.59.003.nt (2006) © Cortesía Laura Revuelta