El principio Asia en 10 claves

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La Fundación Juan March expone hasta el 24 de junio la muestra titulada El principio Asia. China, Japón e India y el arte contemporáneo en España (1957-2017). Si aún no has ido a verla, aquí tienes 10 razones por las que no te la puedes perder.

1_El principio Asia es el resultado de un proyecto de investigación que tiene por objetivo estudiar la influencia de las culturas de China, Japón e India en las obras de arte contemporáneo realizadas por importantes figuras del panorama artístico español a lo largo de la segunda mitad del siglo XX. Para ello, no solo se han puesto en común más de 300 piezas que permiten establecer nuevas conexiones entre Asia y Occidente, sino que también se invita a observar la obra de estos artistas consolidados desde otra óptica, pudiendo además establecer múltiples conexiones entre ellos.

2_A lo largo de esta exposición tan exótica como ambiciosa podremos ver el trabajo de un total de 66 artistas. Un gran número de ellos cultivaron el arte abstracto y otros pertenecen precisamente a la generación nacida en los años 60, década en la que Fernando Zóbel fundó el Museo de Arte Abstracto Español de Cuenca (1966). Como material complementario a la exposición el equipo curatorial de la Fundación Juan March ha realizado vídeo-entrevistas a trece de los artistas participantes: Juan Uslé, Juan Navarro Baldeweg, José María Yturralde, Frederic Amat, Luis Feito, Francisco Farreras, José Manuel Broto, Marta Cárdenas, Alfonso Albacete, José Manuel Ballester, Miquel Barceló, José María Sicilia y Joan Gardy Artigas. Todas duran aproximadamente unos cinco minutos y las podéis ver en este enlace de su página web. Lo mejor es que la mayoría de ellas están realizadas en los estudios de los artistas por lo que permiten además conocer sus espacios de trabajo.

3_Uno de los principales impulsores del arte abstracto en nuestro país es sin duda el artista español Fernando Zóbel. Nacido en Manila y viajero incansable, fue el creador del Museo de Arte Abstracto Español. En esta exposición, además de encontrar varias obras suyas entre las que destacan la pintura titulada El río IV (1976), el final del recorrido se le ha dedicado a su biblioteca, que fue la toma de contacto de varios estos artistas con Asia mucho antes de que pudieran viajar allí. Además de libros se podrán ver recortes de prensa, cuadernos de viaje, un cuaderno de sellos orientales o las notas que preparaba para impartir sus clases.

4_La exposición se organiza en diez secciones temáticas, aunque el montaje está planteado como un recorrido continuo de lecturas cruzadas con distintos apartados que se retroalimentan. Hay que destacar el esfuerzo realizado para adaptar las diferentes escalas, ya que encontramos piezas de muchos formatos y soportes diferentes: escultura, pintura, dibujo, grabado y mobiliario. Es importante estar muy atentos en la visita para no pasar por alto piezas pequeñas pero de grandísimo valor como el bi (disco plano con un agujero circular) realizado en jade nefrita con decoración tallada perteneciente a la Dinastía Ming (1368-1644) y prestado por el Victoria and Albert Museum de Londres.

5_Una de las peculiaridades de esta muestra es que se ha organizado espacialmente utilizando paneles separadores y una estructura de montantes de madera que recuerda a las casas de la arquitectura tradicional japonesa. Estos espacios modulares, servirán también de inspiración a varios de los artistas, entre ellos Juan Navarro Baldeweg, Juan Uslé o José Manuel Broto.

6_Otro tema recurrente en las obras de los artistas es el jardín japonés formado por arena, grava, rocas y musgo. Se puede apreciar desde una perspectiva aérea en el acrílico sobre papel titulado Zen (2007) de Alfonso Albacete. Y es que este tipo de jardín seco es muy utilizado por los monjes Zen para la meditación. Los trazos de pintura de Albacete están realizados del mismo modo en que se rastrilla la arena, realizando ondulaciones en torno a las rocas, como si fueran ondas en el agua, ya que la arena representa al mar. También influirá en artistas como Joan Miró, Antoni Tàpies y Joan Hernández Pijuan. La influencia del paisaje también podrá apreciarse en las obras de Marta Cárdenas y de José Manuel Ballester. De este último, podremos contemplar una parte de su obra 12 ramas (2017) en la que dibuja con tinta china ramas características de la vegetación asiática sobre un rollo de papel blanco de arroz de diez metros.

7_A nivel escultórico no podía faltar la influencia de las piezas de cerámica China, que llegaron de forma masiva a Occidente a través de la Exposición Universal celebrada en el Crystal Palace de Londres en el año 1851. Gracias a la estética refinada y elegante de estos objetos decorativos y de uso cotidiano se produjo una gran modernización en la cerámica occidental. Esta influencia ha llegado también a nuestros artistas, que la plasman en sus piezas más recientes como el jarrón y el cuenco de Josep Llorens Artigas o la pieza Siddhartha (2012) de Miquel Barceló a modo de tinaja de gran tamaño. Sin duda, la figura de Buda, fundador del budismo, será clave en esta exposición que cuenta con varias representaciones escultóricas de distintos museos procedentes de países como Indonesia o Birmania. También será protagonista en este recorrido expositivo la figura del dios hindú Shiva, símbolo destructor de la renovación constante de la naturaleza.

8_La estampa japonesa será también una gran fuente de inspiración para los artistas españoles. Especialmente populares fueron las de carácter erótico llamadas shunga. En ellas se retrataban escenas sexuales protagonizadas por diferentes personajes de la cultura japonesa como los samuráis o los comerciantes, y también, incluso por seres fantásticos. Estas escenas serán recogidas por Fernando Bellver en obras como Abrazo (2013), que está compuesta por toda una serie de aguafuertes de tema erótico. Hacia finales del periodo Edo (1603-1868) destacó en el arte de la estampación el pintor y grabador japonés Katsushika Hokusai, que realizó una serie de grabados del monte Fuji y cuyo trabajo servirá de inspiración a varias de las obras de Eduardo Sanz. Asimismo, Hokusai también sería un referente para Chillida quien le rendirá homenaje en varias esculturas.

9_La caligrafía de Asia oriental será otro recurso crucial en esta exposición. Su trazo orgánico y grácil sirvió como fuente de inspiración para las obras abstractas de artistas como Antoni Tàpies, Fernando Zóbel, Antonio Saura o Joan Miró. Asimismo, el círculo (en japonés, Ensō), símbolo habitualmente utilizado en la caligrafía, llamaría especialmente la atención de José María Yturralde. En la muestra se expone su obra Vesper (2016), perteneciente a la serie Ensō, realizada en acrílico sobre lienzo y cuya imagen se ha utilizado para la portada del catálogo de la exposición. También tendrá su espacio la poesía japonesa, sobre todo el tipo de poema haiku, originado por el asombro del poeta ante la admiración de la naturaleza. Joan Miró publicó en francés el libro Haï-Ku en el año 1967, formado por dieciséis haikus y sus dibujos. En el caso de Tàpies, por ejemplo, el artista produjo doce litografías realizadas a partir de versos caligrafiados en japonés.

10_Y como recomendación final no os podéis olvidar de bajar a la planta -1 para ver los diseños de dos kimonos de seda bordados de José María Sicilia. Las obras se titulan Vuelve con nosotros (2015-2016), que representa las manifestaciones sonoras y lumínicas del momento en el que el tsunami de 2011 devastó la costa de la región de Tōhoku (en la isla principal del Japón), y Phasma (2017-2018), en la que escribe los nombres, las fechas, las causas y los lugares de japoneses que han decidido suicidarse para reflexionar en torno al suicidio, tan frecuente en la sociedad nipona.

cinco_ElPrincipioAsia_FundacionJuanMarch_Expoartemadrid
Vista de la exposición El principio Asia en la Fundación Juan March © Marina Fertré
catorce_ElPrincipioAsia_FundacionJuanMarch_Expoartemadrid
Alfonso Albacete, Zen (2007) © Marina Fertré
seis_ElPrincipioAsia_FundacionJuanMarch_Expoartemadrid
Vista de la exposición El principio Asia en la Fundación Juan March © Marina Fertré
siete_ElPrincipioAsia_FundacionJuanMarch_Expoartemadrid
Vista del trabajo de José Manuel Ballester, 12 ramas (2017). Rollo: tinta china sobre papel © Marina Fertré
ocho_ElPrincipioAsia_FundacionJuanMarch_Expoartemadrid
Vista de la exposición El principio Asia en la Fundación Juan March © Marina Fertré
quince_ElPrincipioAsia_FundacionJuanMarch_Expoartemadrid
A la izquierda vista de la escultura Siddhartha (2012) de Miquel Barceló © Marina Fertré
trece_ElPrincipioAsia_FundacionJuanMarch_Expoartemadrid
Bi con decoración de dragones y motivos en forma de “C”. China. Dinastía Ming (1368-1644). Jade nefrita con decoración tallada. Victoria and Albert Museum (Londres) © Marina Fertré
nueve_ElPrincipioAsia_FundacionJuanMarch_Expoartemadrid
Juan Uslé, Rojo Alzado (1991). Serie Nemaste © Marina Fertré
cuatro_ElPrincipioAsia_FundacionJuanMarch_Expoartemadrid
Utensilios procedentes de los estudios de Joan Miró y de Manuel Rivera © Marina Fertré
once_ElPrincipioAsia_FundacionJuanMarch_Expoartemadrid
Fernando Bellver, Abrazo (2013). Serie AI♡TOKYO © Marina Fertré
dos_ElPrincipioAsia_FundacionJuanMarch_Expoartemadrid
Vista de trabajos de Joan Miró y de su libro de artista Haï-Ku (París: Maeght, 1967) © Marina Fertré
tres_ElPrincipioAsia_FundacionJuanMarch_Expoartemadrid
Izq: Juan Antonio Aguirre, Japonesa (1986). Dcha: Eduardo Úrculo, El tercer elemento (2000) © Marina Fertré
uno_ElPrincipioAsia_FundacionJuanMarch_Expoartemadrid
José María Sicilia, izq: Phasma (2017-2018) y dcha: Vuelve con nosotros (2015-2016) © Marina Fertré