Elena Alonso: “Quiero repensar artísticamente el cuerpo y la identidad”

Elena Alonso junto a su obra S13, R19, Z26 en la sala La Fragua de Tabacalera en la exposición Crear / Sin / Prisa © Marina Fertré

Comisaria: Alicia Ventura

El Premio Cervezas Alhambra de Arte Emergente ha sido concebido desde su gestación, hace ya tres años, como un proyecto de largo recorrido. Hasta la fecha hemos estado acostumbrados a ver las obras de los finalistas en la feria ARCOmadrid, donde la plataforma Crear / Sin / Prisa de la marca cervecera cuenta con su propio stand y elige cada año al ganador. Sin embargo, a lo largo de estas tres ediciones Cervezas Alhambra ha atesorado una colección formada por un total de 21 obras de jóvenes artistas, nacionales e internacionales. Por eso no es de extrañar que, finalmente, haya surgido la propuesta de mostrarlas todas juntas en una misma exposición. Aunque ya se habían visto algunas en espacios de Granada, ciudad de origen de la marca, en esta ocasión tenemos la oportunidad de ver el conjunto completo en Madrid, en la sala La Fragua de Tabacalera hasta el 9 de junio.

Uno de los objetivos fundamentales de la plataforma Crear / Sin / Prisa es vincular la marca con el monumento más emblemático del patrimonio granadino, la Alhambra, y con la propia ciudad de Granada, que ha sido la fuente de inspiración común a todos los artistas a la hora de crear sus piezas. Una tarea que llevaron a cabo junto a artesanos, otro de los requisitos indispensable de este premio que tiene como fin aunar las prácticas artísticas y artesanales contemporáneas.  En esta tercera edición, la ganadora fue la artista Elena Alonso (Madrid, 1981) con el tríptico escultórico S13, R19, Z26 donde reinterpreta el tablero y las figuras del ajedrez desde el estudio de sus formas y sus movimientos. El diseño está inspirado en el ajedrez árabe, cultura que introdujo este juego en Occidente tras la conquista de Persia, donde recientes investigaciones apuntan que pudo tener su origen.

A la hora de elegir el material del proyecto Alonso pensó “en las yeserías de la Alhambra. El yeso, junto a la madera, son materiales muy presentes en todas las construcciones de la Alhambra. Juegan un papel fundamental como elemento decorativo, ya que la cultura musulmana tenía prohibido el uso de la figuración y, por eso, daba mucha importancia al material en sí mismo. Esto es lo que hago yo también. Me gusta mucho trabajar con la propia identidad del material”, explica. La pieza está formada por tres planchas de yeso teñido con pigmentos, pero cada una está fabricada de manera diferente. La primera está “hecha al estilo del terrazo. Lo que hago es teñir escayolas de distintos colores, hacer un picadillo, y después meterlas en otra masa de color blanco”. Para la segunda hizo uso de “unos moldes con la forma del azulejo típico de la Alhambra con los que realicé todas las piezas negras. Después, las armé en un bastidor y lo rellené con este tono verdoso. Por último, le di una capa blanca por encima”. Y en la tercera utilizó “un bastidor con esa forma y rellené primero una parte y después la otra. Por dentro, tiene unas mallas sintéticas que permiten armar la pieza”.

No es la primera vez que la artista hace uso de este material en sus obras. “Ya llevaba un tiempo trabajando con escayolas y yesos, diseñando piezas muy pequeñas”, como las que se pudieron ver en sus exposiciones Canto Blando en 2016 y, más recientemente, Truco en 2019 (en paralelo a ARCO), ambas en la galería Espacio Valverde. Una de sus piezas más emblemáticas -por su envergadura y su carácter instalativo- en la que hace uso de la escayola, fue la que presentó en Matadero hace un par de años bajo el título Visita guiada. “A partir de entonces fue cuando empecé a trabajar más con este material. Aunque es muy común y ya lo conocía, nunca me había metido realmente a indagar en todas las posibilidades que tenía, y la verdad es que llevo un tiempo enganchada a este proceso”. Otro de sus materiales escultóricos fetiche es la madera, estudiando detenidamente cada uno de sus tipos antes de incorporarlas a sus composiciones. “Por ejemplo, el ébano es una madera que te lleva a un lugar y el olivo a otro”, afirma. También ha hecho uso del amaranto, una madera que sorprende por su vivo color rosa.

A pesar de que en estos dos años se ha metido a fondo en el trabajo escultórico, precisa que “todo está muy pensado desde el dibujo. Las piezas están construidas pensando siempre en un trazado, en una línea, que luego da lugar a un volumen o un vacío. De hecho, el dibujo es “una práctica que en realidad nunca he dejado de hacer, es mi hilo conductor y una técnica que me da muchísimo placer porque me provoca un estado mental muy útil para pensar nuevas cosas”. Por el momento, su objetivo es ir combinando de manera paralela el dibujo y la escultura. “Esto me resulta muy enriquecedor y lo voy a seguir haciendo porque me da muchas claves. Por ejemplo, cuando hago un dibujo y lo paso a tres dimensiones intento ver qué cosas se pierden y qué cosas se ganan en ese proceso. Y al revés igual”.

Hasta la fecha, uno de sus referentes a la hora de trabajar ha sido la arquitectura. “Mi lenguaje es técnico. Dibujo con regla, escuadra y cartabón, aunque las texturas las genero con grafito, gouache y acuarela”. Para explicar cómo es su proceso de trabajo la artista afirma que es como si al dibujar “hiciese marquetería, porque cada elemento está hecho con una técnica diferente. Mis dibujos no tienen capas superpuestas ni transparencias, sino que son una serie de elementos engarzados. Todo está en el mismo plano. Lo que se ve es lo que hay en el papel. No hay nada oculto”.

En un futuro próximo, Alonso adelanta que además de la aproximación a la arquitectura estará muy presente en sus trabajos el cuerpo femenino. Una idea que le ronda la cabeza últimamente, a raíz de la pieza Antojo (2018), que hizo para la exposición colectiva Querer parecer noche en el CA2M y que también estuvo en el stand de Espacio Valverde en ARCO. La obra consistía en “un arco formado por varios elementos que te acercaban a la idea del cuerpo de una manera sexual, pero a la vez dificultando su identificación. Dentro de este arco había ciertas piezas que hacían las veces de ornamento y que enlazaban con la idea del ornamento como prótesis o como joya”. La decisión de tratar esta nueva temática responde también a un compromiso con el contexto en el que vivimos actualmente y a su deseo de aproximarse a los temas de género. “Es un momento muy interesante para repensar artísticamente el cuerpo y la identidad”, asegura. Esperamos ver pronto el resultado de sus nuevos proyectos.

A continuación, las fotos de algunas de las obras que pueden verse en la exposición colectiva Crear / Sin / Prisa:

nueve-Crear-Sin-Prisa-La-Fragua-Tabacalera-Expoartemadrid
Vista de la obra de Elena Alonso en la exposición Crear / Sin / Prisa en la sala La Fragua de Tabacalera © Marina Fertré
tres-Crear-Sin-Prisa-La-Fragua-Tabacalera-Expoartemadrid
Detalle de la obra de Elena Alonso en la exposición Crear / Sin / Prisa en la sala La Fragua de Tabacalera © Marina Fertré
uno-Crear-Sin-Prisa-La-Fragua-Tabacalera-Expoartemadrid
Vista de las obras de Patricia Gómez y María Jesús González en la exposición Crear / Sin / Prisa en la sala La Fragua de Tabacalera © Marina Fertré
once-Crear-Sin-Prisa-La-Fragua-Tabacalera-Expoartemadrid
Vista de las obras de Miren Doiz, Alegría y Piñero, y Gabriel Pericàs en la exposición Crear / Sin / Prisa en la sala La Fragua de Tabacalera © Marina Fertré
ocho-Crear-Sin-Prisa-La-Fragua-Tabacalera-Expoartemadrid
Vista de la obra de Marta Fernández Calvo en la exposición Crear / Sin / Prisa en la sala La Fragua de Tabacalera © Marina Fertré
cuatro-Crear-Sin-Prisa-La-Fragua-Tabacalera-Expoartemadrid
Vista de la obra de Guillermo Mora en la exposición Crear / Sin / Prisa en la sala La Fragua de Tabacalera © Marina Fertré
dos-Crear-Sin-Prisa-La-Fragua-Tabacalera-Expoartemadrid
Vista de la obra de José Miguel Pereñíguez en la exposición Crear / Sin / Prisa en la sala La Fragua de Tabacalera © Marina Fertré
diez-Crear-Sin-Prisa-La-Fragua-Tabacalera-Expoartemadrid
Vista de la obra de Kiko Pérez en la exposición Crear / Sin / Prisa en la sala La Fragua de Tabacalera © Marina Fertré
cinco-Crear-Sin-Prisa-La-Fragua-Tabacalera-Expoartemadrid
Vista de la obra de Mònica Planes en la exposición Crear / Sin / Prisa en la sala La Fragua de Tabacalera © Marina Fertré
seis-Crear-Sin-Prisa-La-Fragua-Tabacalera-Expoartemadrid
Vista de la obra de Gloria Martín en la exposición Crear / Sin / Prisa en la sala La Fragua de Tabacalera © Marina Fertré
siete-Crear-Sin-Prisa-La-Fragua-Tabacalera-Expoartemadrid
Vista de la obra de Nacho Carbonell en la exposición Crear / Sin / Prisa en la sala La Fragua de Tabacalera © Marina Fertré
cero-Crear-Sin-Prisa-La-Fragua-Tabacalera-Expoartemadrid
Vista de la obra de Asunción Molinos Gordo en la exposición Crear / Sin / Prisa en la sala La Fragua de Tabacalera © Marina Fertré